¡VEN A PONERTE LA CREMA, NIÑO!

Las madres somos muy pesadas. Es una verdad inmutable, como que el sol sale por el Este o que Homer adora los donuts. Y llegando el verano como ahora, más. Nos pasamos el verano repitiendo el mantra “¡Ponte la crema, niño!”…y diciendo a todo el que nos quiera escuchar que hay que tener cuidado con el sol. Lo primero que uno dice es: ¿Pero el sol no era bueno y tenia vitaminas?

espeto

Vistas típicas desde cualquier playa malagueña

Pues sí y no. Lo de las vitaminas lo dejaremos para otro día (o puedes leer el enlace de arriba), ahora vamos a hablar de esas cremas pringosas con las que tu madre te embadurna en la playa. O en la piscina. O en el campo. Las madres somos mucho de embadurnar, la verdad.

Empecemos por el principio: ¿por qué tenemos que protegernos del sol? Pues por la radiación. Como habrás oído, el sol emite radiación, mogollón de radiación de todo tipo. Por suerte para nosotros, la mayoría de esa radiación es dispersada por la atmósfera terrestre, y no llega a afectarnos (una buena razón para que cuidemos de la famosa capa de ozono). Entre lo que sí nos llega está la luz o radiación visible, el calor (caloret si estás en Valencia) o radiación infrarroja y las radiaciones ultravioleta (UV). Y de estas últimas es de las que nos tenemos que preocupar.

Hay tres formas de radiación UV. De una de ellas, la UVC, no hace falta que nos preocupemos porque la absorbe la capa de ozono (que maja, oye), pero las otras dos, la UVA y UVB si que pueden dañarnos. ¿Cómo lo hacen? Pues estas radiaciones tienen la capacidad de afectar al ADN de las células de la piel, alterándolo. Y cuando esas alteraciones afectan a los genes responsables del crecimiento celular, las vuelve turutas y se ponen a crecer ahí a lo loco, causando tumores. Además, te queman y te ponen colorao (que es muy poco atractivo, luego no te quejes si no ligas). Y te salen arrugas y manchas en la piel. Y por si fuera poco, nuestra piel va acumulando la radiación recibida, tiene más memoria que una novia cabreada. Vamos, que acabas hecho un cristo. Haz caso a tu madre, ponte la crema.

quemduras

Novios-gamba que se creyeron más listos que sus madres

La crema, o protector solar más propiamente dicho, es una loción, gel, spray u otro tópico que evita o disminuye las quemaduras debidas a la exposición al sol.

¿Y qué tienen esas cremas que no tenga la crema de calabacín o la crema pastelera? Lo primero, que no se comen. Ëchale un chorretón de crema solar a unas fresas y prueba a comértelas, está asqueroso. Mejor no hagas la prueba, confía en mi.

En lineas generales, los protectores solares tienen dos tipos principales de mecanismos o filtros para protegernos del sol:

1. Filtros físicos, es decir, sustancias que actúan como una pantalla bloqueando y reflejando los rayos UV para que no puedan penetrar en nuestra piel. Suelen ser minerales, como óxido de zinc o dióxido de titanio. Y son los que tienen la culpa de que se te quede esa capa blanquecina sobre la piel.

2. Filtros químicos, que son compuestos que absorben la radiación y la transforman en otro tipo de energía que no dañe nuestra piel. Tienen nombres impronunciables como ácido aminobenzoico, octil metoxicinamato o cosas aún peores.

Además, se le suele poner vitaminas y elementos hidratantes, así como de relleno. E incluso productos resistentes al agua para que puedas bañarte y todo y sigas protegido.

¿Y lo del SPF? Pues es el factor de protección solar (Sun Protector Factor, en inglés que es más molón), es decir, la capacidad que tiene cada producto en concreto de protegerte de la acción dañina de los rayos solares. A mayor índice SPF, mayor capacidad de protección. Pero no te pases, que todo tiene un limite. Si te sirve el consejo, yo uso mínimo un SPF30. Pero si eres muy blanquito, o pecoso, o estas tomando ciertos medicamentos, mejor tírate por un SPF50. Y acuérdate de volver a embadurnarte cada dos horas más o menos.

Bueno, pues ya está. Espero que hayáis aprendido algo y os haya resultado entretenido.Ale, ya os podéis ir a la playa.

Os dejo con un vídeo que publicó hace algún tiempo la David Cornfield Melanoma Fund y que siempre consigue emocionarme (moñas que es una, que le vamos a hacer):

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Protector_solar#Factor_de_protecci.C3.B3n_solar

http://sciencuriosities.blogspot.com.es/2013/08/como-funcionan-las-cremas-protectoras.html

http://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/categorias/Documents/04_informe_tecnico_proteccion_solar.pdf

Mu buenas

Hola a tod@s!

Empiezo este blog con dos confesiones:

La primera, soy lerda. No lerda de salir en MYHYV, sino lerda, como gran parte de los españoles, de tener una formación científica muy deficiente. Sí, soy de esos que en cuanto pudo dijo “¡yo a letras!”. Sin entrar en análisis profundos de el porqué se producía esa desbandada hacia las letras cuando llegabamos a 3º de BUP (si, soy así de vieja, hice BUP y COU), os diré que ni los profesores de Ciencias que tuve hicieron mucho por inculcarme amor por el conocimiento, ni a mi me interesaba en ese momento. Pero las cosas cambian y, como decía mi abuela, a la vejez viruelas. Aqui me teneis, intentado aprender mucho y consciente de lo poco que sé.

La segunda, soy una inconsciente. La prueba es que me atrevo a crear un blog como este de “desdivulgación científica”, porque lo que yo voy a hacer no se parece ni un poquito a lo que hacen los divulgadores de verdad.

¿Qué pretendo? Que me toque la lotería y hacerme millonaria. Aparte de eso, intentar comentar sobre temas científicos de forma muy muy simple, de forma que lo entendamos los lerdos. Y así, con suerte, le pillareis el gustillo a eso de saber el porqué de las cosas y dejareis de ser pasto fácil de embaucadores varios que pululan por Internet y fuera de Internet:  conspiranoicos, pseudocientificos y periodistas desinformados.

Así que, bienvenidos a esta vuestra casa.

NOTA: voy pidiendo disculpas por adelantado a todos los cientificos y divulgadores a los que les sangrarán los ojos si me llegan a leer. De regalo, para que me perdonen, les dejo esta estupenda versión de Bohemian Rhapsody.