Vacunando, que es gerundio

Si hubieras nacido hace 221 años, hubieras tenido muchas posibilidades de morir antes de cumplir un año o quedarte ciego o gravemente deformado, a causa de la viruela. Gracias al trabajo de Edward Jenner, en 1980 la viruela se convirtió en la primera enfermedad infecciosa erradicada por el ser humano.

Jenner_phipps_01.jpg

Edward Jenner, vacunando a James Phipps. La primera vacuna de la historia.

Si hubieras nacido hace 120 años, podrías haber sido uno de los 180 niños de cada mil que no llegaban vivos a su primer cumpleaños. Podían matarte muchas cosas, entre ellas el tétanos, la difteria, el carbunco, la rabia… No te sonará el nombre de Emil von Behring, aunque el de Louis Pasteur sí te suena, ¿verdad? Dales las gracias, te han salvado la vida.

Si hubieras nacido hace 90 años, hubieras tenido muchas posibilidades de morir durante la infancia de tosferina o, si no morías, podías quedar con daños cerebrales severos o sordo. Si no sufriste tosferina, puedes agradecérselo a Jules Bordet. También podías, igual que Kafka, morir joven debido a la tuberculosis. Si ya no es así es gracias al trabajo de Robert Koch y a los esfuerzos del Instituto Pasteur.

Si hubieras nacido hace 80 años, tendrías muchas papeletas para morir del tifus, que llevaba siglos asolando el mundo. No lo hiciste gracias a que el biólogo polaco Rudolf Weigl se dejó las pestañas investigando.

Rudolf_Weigl_2.jpg

Nuestro amigo Rudolf, trabajando en su laboratorio

Si hubieras nacido hace 65 años, quizá hoy estuvieras lisiado de forma permanente debido a la poliomielitis. Si no lo estás, es porque Jonas Salk dedicó su vida al estudio. Además, se negó a patentar su vacuna para que estuviera al alcance del mundo entero. Un tipo estupendo ese Salk, ¿verdad?

Si hubieras nacido hace 45 años, tu infancia hubiera sido como pasear por un campo de bombas por el riesgo de sufrir sarampión, paperas y/o rubeola. Si no te mataban, corrías el riesgo de sufrir alguna de sus múltiples complicaciones: neumonía, encefalitis, abrasión de la córnea, pancreatitis, esterilidad masculina…y si eras una mujer embarazada, podías dar a luz a un feto con graves deformidades. Puedes estar tranquilo, gracias a Maurice Hilleman que desarrolló la vacuna triple vírica (y otro montón de vacunas más, como las vacunas contra la Hepatitis B, Hepatitis A, varicela, meningitis, Haemofilus influenzae…).

Hilleman-Walter-Reed.jpeg

Todo un fenómeno el tito Maurice

Si eres joven y has nacido en los últimos 20 años, también vas a poder evitar las cepas más peligrosas del virus del papiloma humano, algunas de las cuales son causa de cáncer de cérvix, de pene, de garganta, de faringe…cosas feas que si la vacunación se universaliza, serán sólo un feo recuerdo dentro de unos pocos años.

La ciencia, el trabajo de miles de personas a lo largo de los últimos siglos, nos han permitido librarnos de muchas enfermedades. Piensa en todos esos cementerios llenos de pequeños ataúdes. Piensa en todos esos niños y niñas que hubieran podido ser grandes artistas, o científicos, o aventureros, o deportistas, o…cualquier cosa. Frente a eso, pon las mentiras y engaños de los gurús antivacunas, de los conspiranoicos, de los farsantes. Ahora dime, ¿de verdad crees que el mundo sería un lugar sin vacunas?

carroza-funebre-infantil-leon.jpg

Estos coches fúnebres tamaño mini ya no están de moda gracias a las vacunas

PD: Si no os he convencido, espero que Roald Dahl lo haga: https://lectoradicto.com/2017/01/10/la-carta-de-roald-dahl-a-favor-de-las-vacunas/

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s