La Dra Dania Gutiérrez: cuando la ciencia se pone faldas

El pasado 11 de Febrero, además del cumpleaños de la amiga @Koolasuchus (¡felicidades con retraso!), también se conmemoró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Por problemas de todo tipo (¡me crecen los enanos!) este post ha estado durmiendo el sueño de los justos hasta ahora. Pero como en un par de días llega el Día Internacional de la Mujer, así que vamos a aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid…

 

Esta es una excusa tan buena como cualquier otra para hablar de aquellas mujeres que han destacado o destacan en la Ciencia. No voy a hacer aquí un alegato sobre la situación desigual de la mujer también en el ámbito científico (que podría y debería), pero vamos a celebrar que poco a poco y no sin esfuerzo, vamos avanzando hacia un mundo donde la mujer va ganando el lugar que merece, también en la Ciencia.

Hoy os quiero hablar de la Dra Dania Gutierrez es doctora en Bioingeniería, licenciada en Ingeniería Mecánica con máster en Ingeniería Electrónica. También es investigadora titular y secretaria académica en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestad), en el campus de Monterrey, Nuevo León, una de las universidades con más prestigio de México. Hasta aquí no hay demasiada diferencia con otras mujeres que han luchado mucho hasta alcanzar puestos de relevancia en el mundo científico. Pero si os digo que la Dra. Gutierrez no siempre fue Dania, sino que antes de serlo su nombre era David, la cosa cambia. Y es que, efectivamente, la Dra Dania es una mujer transgénero y le ha tocado luchar no sólo contra el machismo, sino también contra los prejuicios transfobos, como los de ciertos señores y su autobús. Por suerte cada vez son menos los cazurros ciudadanos que se dejan llevar por esos prejuicios y gracias a ello, el mundo es un poquito menos malo.

La Dra Gutierrez ha sido tan amable de contestar a una pequeña entrevista sobre su trabajo y sus opiniones sobre mujeres y ciencia. Os dejo con ella:

1. ¿Cuando decidió que quería ser científica? 

Yo terminé mi carrera universitaria sintiendo que no había aprendido nada y que las posibilidades de dedicarme a lo que yo soñaba (diseño de sistemas electrónicos para autos F1) eran muy escasas. Afortunadamente mi tesis la realicé en un centro de investigación en donde conocí la investigación científica y recibí el apoyo para obtener mi beca de estudios en el extranjero. Fue así como llegué a Chicago a estudiar mi maestría y doctorado bajo la tutela de un renombrado investigador, y quien me formó como una persona de ciencia.

2. Si tuviera que explicar a un niño de 10 años en qué consiste su trabajo, ¿qué le diría?

Yo hago uso de la tecnología como herramienta para explorar y entender cómo funciona nuestro cerebro. Tengo equipos que me permiten “observar” señales que nuestro cerebro genera cuando pensamos, recordamos, escuchamos o nos movemos. Entonces, mi trabajo es analizar esas señales para entender cómo es que el cerebro trabaja, o bien qué pasa cuando el cerebro falla, como en el caso de personas con epilepsia.

3. ¿Cual cree que será el futuro de la biomedicina? ¿veremos un día robots diagnosticándonos?

Definitivamente habremos de alcanzar esa meta del diagnóstico automatizado, pero no en el corto plazo. A pesar de los grandes avances en computación, debemos reconocer que las computadoras aún son “tontas” y que no hacen nada que nosotros no les enseñemos a hacer en base a nuestro entendimiento de la naturaleza. Entonces, será en la medida en que avancemos en conceptos científicos básicos, a la par del desarrollo de la llamada “inteligencia artificial”, que lograremos la deseada meta.

4. Y por último, ¿cómo cree que se puede conseguir una mayor presencia de mujeres en puestos destacados en el ámbito científico, como es su caso?

Debemos emprender acciones que nos permitan reconocer las capacidades de las personas, independientemente de su género, raza, preferencias sexuales, creencias religiosas, etcétera. Esto es, debemos eliminar los prejuicios sociales a través de la educación. Yo afortunadamente me muevo en un ambiente donde las personas que me rodean han sido expuestas a ambientes donde la diversidad se acepta y a las personas se les valora por su capacidad de aportar a la ciencia. Es así como yo he podido desarrollarme plenamente en mi ambiente laboral y he podido expresar mi identidad de género sin reservas.

Muchísimas gracias por su amabilidad y sus respuestas.

Si queréis saber más sobre la Dra Dania Gutierrez, os invito a visitar su web http://www.gutierrezruiz.com/.

Y de regalo para ella y para vosotros, unos minutos musicales.  A BAILAR!!!

 

 

 

Nenazas, pero no tanto: Cancelando un ensayo clínico

Hace algunos días la prensa se hacia eco de la cancelación de un prometedor ensayo clínico sobre el tan esperado anticonceptivo hormonal masculino debido a los efectos secundarios que, según los artículos publicados, eran muy similares a los que soportan las mujeres.  Lo habréis visto en varios medios, más o menos críticos con la decisión de la OMS.

Ya sé que lo más socorrido es acusar a los hombres de nenazas, de no aguantar nada, de insolidarios con sus parejas, de irresponsables…y oye, no seré yo quien critique el dar un poco de estopa a los hombres. Pero en este caso, hay más chicha de lo que parece. Así que, en pos de la honestidad, vamos a hablar de ensayos clínicos, de comités de ética, de efectos secundarios y de la malvada industria farmacéutica.

Empecemos por averiguar en qué consiste un ensayo clínico y sus fases:  como sabéis, el desarrollo de un nuevo medicamento es un proceso largo y está muy controlado, al menos en esta parte del mundo. Antes de poder empezar el ensayo propiamente dicho, es decir, antes de poder empezar a probar con humanos si nuestro nuevo tratamiento es seguro y más efectivo que los ya existentes, existe una fase que se llama pre-clínica en la que a partir de la hipótesis del investigador sobre la aplicación de su molécula, se prueba en modelos in vitro (en cultivos celulares) e in vivo (animales de laboratorio). Si los resultados de esta fase pre-clínica son satisfactorios, se solicita la autorización correspondiente para comenzar el ensayo clínico propiamente dicho, que consta de 4 fases.

El objetivo de la primera fase es comprobar si el medicamento es tolerable y seguro. No es cuestión de ir repartiendo dosis del nuevo medicamento a lo loco, que luego se nos mueren los voluntarios y tenemos que echar mano de los becarios… En la fase II se trata de determinar la eficacia limitada, la dosis adecuada y la pauta del tratamiento. Una vez establecido en el grupo de voluntarios que el medicamento es seguro, eficaz, que dosis es la adecuada y cual es su pauta idónea, llega la fase III, donde se evalúa en un gran numero de personas para saber si es más eficaz que los tratamientos existentes y la seguridad del tratamiento experimental. Y, si todo sale bien, se solicita a las autoridades correspondientes el permiso para comercializar nuestro medicamento (en España, la Agencia Española del Medicamento y la Agencia Europea del Medicamento). Una vez que las autoridades han revisado nuestro ensayo, se autoriza la comercialización y se inicia la fase IV en la que se vuelve a revisar la eficacia del medicamento en condiciones reales, los efectos adversos que produce, sus posibles aplicaciones alternativas y la revisión de la dosis y sus pautas. Todo este proceso, sin contar la fase pre-clínica, suele llevar aproximadamente 7-10 años hasta la aprobación de la comercialización y más de 10 años para la fase IV. Ya sé que ir al Pàmies de turno es mucho más rápido, pero oye, también incrementará tus probabilidades de acabar antes de tiempo en el cementerio…

Bien, pues una vez que ya sabemos qué es un ensayo clínico y cuáles son sus fases, vamos en meternos en faena: quién estaba haciendo el ensayo de marras, quién lo ha cancelado, por qué motivos y, lo más importante, ¿son los hombres unos cagapoquito o esta vez no toca enarbolar esa bandera?

Hay que empezar por aclarar que este ensayo se hacía a instancia de la OMS, no era iniciativa de ningún laboratorio farmacéutico. Y es que es cierto de durante los últimos 60 años los avances en materia de anticoncepción se han hecho casi exclusivamente dirigidos a la mujer. Y aunque en efecto podemos deducir un tufillo sexista en la situación, no debemos tampoco dejar de lado el hecho incontestable de que el poder de controlar la natalidad ha dado a las mujeres un poder sobre sus cuerpos nunca antes conocido. Pero la realidad es que a día de hoy, la industria farmacéutica no ve nicho de mercado en la anticoncepción hormonal masculina y ha sido la OMS quien desde hace unos años está llevando a cabo la investigación en este campo.

Así pues, empezaremos por ir al documento original publicado en la revista The Journal of Clinical Endocrinoly and Metabolism: este.

El estudio viene a decir, en grandes rasgos, que la combinación de inyecciones de testosterona y progesterona es efectiva en la reducción drástica de espermatozoides. Y lo es una medida muy similar a los anticonceptivos hormonales femeninos, que viene a ser un 95-96%.

El estudio se inició con 320 hombres  de entre 18 y 45 años, repartidos en 10 centros de estudio y, obviamente, no se usó placebo para un grupo de control por motivos éticos (imaginad cuantos niños Placebitos podían aparecer por ahí). Antes de la suspensión del estudio, quedaban 266 participantes (es muy normal que durante un ensayo clínico haya participantes que abandonen por distintas causas). De estos 266, el 75% afirmaron que seguirían usando el método ensayado como anticonceptivo. Bueno, parece ser que los muchachos no son todos tan flojeras, a fin de cuentas…

Al revisar el estudio, vemos que los principales efectos secundarios observados entre los participantes fueron: acné, dolor en el lugar de la inyección, alteraciones sexuales (mayoritariamente, incremento de la libido), trastornos del estado de ánimo (cambios de humor, agresividad, depresión, etc.) y dolores musculoesqueléticos.  Ya sé, queridas mías, seguro que estáis pensando: “Pues vaya, todo eso viene en el prospecto de la píldora”. Sí, pero no. Y es que no sólo debemos ver qué efectos secundarios se producen, sino también en qué frecuencia y con qué intensidad. Y ahí es donde está el quid de la cuestión.

Dos paneles de expertos independientes analizaron los datos del estudio y concluyeron que los efectos eran excesivamente frecuentes (en algunos casos, superaban el 45%) y su intensidad es tal que son incapacitantes para llevar una vida normal. De hecho, se documentaron dos intentos de suicidio, uno de ellos con éxito (aunque los investigadores no concluyen si fue causado por el tratamiento), y un chungo (vale, una fibrilación paroxística, como sois cuando os ponéis con tecnicismos).

Por poner un ejemplo, en un estudio sobre el uso de la píldora en adolescentes se reportó un incremento del riesgo de depresión del 0,5%. En el caso de anticonceptivo hormonal masculino, esta cifra se incrementa al 2.8%.

Es cierto que las primeras píldoras anticonceptivas, allá por los años 50/60, eran bombas de hormonas que producían en las mujeres efectos secundarios tremendos. Pero por suerte, en las últimas décadas han mejorado mucho, disminuyendo la cantidad de hormonas y con ellas, de efectos secundarios. Y se sigue trabajando en mejorarlas.

Respecto al estudio suspendido, toca ahora reevaluarlo y mejorarlo. No se ha abandonado la idea de un anticonceptivo hormonal masculino cuyo uso sea tan cómodo y eficaz como lleva siéndolo la píldora desde hace más de 60 años. Aunque, a decir verdad, yo casi que preferiría que les tocase a ellos parir… ¡puestos a pedir!

Así pues, antes de creer a ciegas lo que nos dice un titular, intentad contrastar la información, yendo a las fuentes originales. Porque oye, es verdad que los hombres son el sexo débil. Si hasta la madre de Boabdil lo decía…pero no por la cancelación de este ensayo.

Por qué yo estoy en lo cierto y todos vosotros estáis equivocados

¿Verdad que en un 99% de ocasiones tenéis razón y son los demás quienes se equivocan? A mi me pasa lo mismo, y eso que soy lerda. Pero claro, si yo tengo razón y vosotros también, y opinamos cosas distintas…algo falla.

Todos nos hemos visto en alguna ocasión en situaciones donde nos parece inconcebible (como diría Vizzini) la opinión contraria a la nuestra, llegando a pensar que la otra persona tiene un problema mental por no ser capaz de ver algo tan evidente como que la razón está de nuestra parte.

i-am-right-everybody-else-is-wrong-end-of-the-story-1

Y bueno, un pequeño problema si que tiene. En realidad, lo tenemos todos: se llama sesgos cognitivos. La definición de andar por casa de los sesgos cognitivos es que son atajos intuitivos en nuestro razonamiento. Estos atajos tienen su utilidad en situaciones de peligro, donde nuestro cerebro debe tomar decisiones rápidamente sin tiempo para analizar multitud de datos, pero en la vida diaria nos llevan a cometer errores de juicio.

Nuestro cerebro está constantemente bombardeado por nueva información que procede de nuestros sentidos. Y registrar y analizar todos estos datos para tomar decisiones de acuerdo a toda esa información recibida es un trabajo tan enorme, incluso para los cabezones, que hemos evolucionado para funcionar asumiendo sólo parte de esa inmensa cantidad de información, ya que de otra forma el proceso de toma de decisiones sería lento y poco eficiente. Por eso nuestro cerebro elige desdeñar parte de la información que recibimos y “rellenar” a base de suposiciones basadas en experiencias anteriores, datos incompletos e intuiciones. Esto, que a priori es una ventaja por ejemplo si de repente aparece un león con ganas de merendarte, nos lleva a cometer errores porque nos dejamos guiar por esos mismos sesgos aun teniendo acceso a la información completa y sin león al acecho. Y, en general, no nos damos cuenta cuando estamos tomando decisiones u opiniones equivocadas sobre la base de sesgos cognitivos, que lejos de llevarnos a resolver un problema, nos alejan de la solución.

El concepto de sesgo cognitivo es relativamente nuevo, se lo debemos a los psicólogos Daniel Kahneman y Amos Tversky, que lo introdujeron en su Teoría de las Perspectivas en 1972. La aplicación de esta teoría al plano económico y social le valió a Kahneman el Nobel de Economía en el año 2002 (compartido con el economista Vernon Smith).

Existen decenas de sesgos distintos identificados, pero tranquilos, no vamos a hablar de todos ellos, para eso tienes la Wikipedia.  Pero puedes ver los más comunes en esta estupenda infografía de El Caparazón:

sesgos-cognitivos

 

Por si fuera poco, también existe un fenómeno psicológico llamado disonancia cognitiva que definió el psicólogo Leon Festinger en 1953. La disonancia cognitiva se produce cuando nuestras ideas y nuestras acciones no son coherentes, y esa incompatibilidad nos causa malestar. Para reducir ese malestar, que los psicólogos llaman disonancia (que son muy de ponerle nombrecitos a todo ellos) nos encontramos defendiendo nuestras creencias no por las razones que damos, sino que buscamos las razones para defenderlas, es decir, justificamos lo que hacemos o pensamos. Esto es así porque necesitamos ser coherentes con nosotros mismos y una vez hemos pensado o hecho algo nos gusta “autodefendernos”. Así, nos autoconvencemos de que comernos ese pastelillo en realidad no rompe nuestra dieta porque luego nos machaquemos un rato más en el gimnasio, o que ese coche tan caro en realidad es una inversión para la imagen de empresa…como diría Scrooge: ¡paparruchas!

Amigos, hay que asumirlo: tu cerebro te engaña. Pero si aprendemos a autoanalizarnos y a reconocer los sesgos cognitivos en nuestros razonamientos, si intentamos no caer fácilmente en el auto engaño, podemos lograr que nos engañe un poco menos.

Agradecimiento especial a @MatiMatarredona por su inestimable ayuda para no cagarla mucho con este post. Gracias, preciosa!!

Fuentes:

  1. https://psicologiaymente.net/inteligencia/sesgos-cognitivos-efecto-psicologico#!
  2. http://www.dreig.eu/caparazon/2013/01/14/12-sesgos-cognitivos/
  3. http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.nl/2013/01/heuristicos-y-sesgos-cognitivos-los.html
  4. http://www.creadess.org/index.php/informate/de-interes/temas-de-interes/40617-10-sesgos-cognitivos-que-manipulan-tu-opinion-sin-que-te-des-cuenta-y-como-evitarlos
  5. http://ipsicologo.com/2014/03/la-disonancia-cognitiva.html
  6. https://es.wikipedia.org/wiki/Disonancia_cognitiva
  7. https://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Kahneman

 

 

 

 

Desgranando3: Solo sé que no sé nada

 

“Solo sé que no se nada y, al saber que no sé nada, algo sé; porque sé que no sé nada”

Seguro que conocéis la famosa frase atribuida a Sócrates por Platón, ¿verdad? Pues esa ha sido mi sensación durante el pasado fin de semana en Granada.

Dejando a un lado las siempre gratificantes desvirtualizaciones y encuentros con amigos y conocidos, un evento como Desgranando merece la pena como herramienta para desasnar lerdos, como una servidora.

Y es que cuando crees que sabes algo de sexo animal, llega @Letirroja y te descubre cosas tan asombrosas como que los patos tienen un pene en forma de espiral y las patas tienen la vagina en forma de espiral invertida…¡imagináos esa cópula!

O aparece @Victagua y te cuenta que en España teníamos cebras, y no estaban pintadas en las carreteras!!

Y va @waltzing_piglet, mi truhán favorito, y te dice que esos superordenadores, los secuenciadores de genoma, son un poco torpes y no saben leer de corrido.

Esperas con impaciencia a @jralonso, y no te defrauda hablándote de Pasteur y su vacuna de la rabia. Y es que el profesor Alonso es un mago de la palabra al que siempre es un placer escuchar.

Y te enteras, gracias a @Moigaren cosas que no sabías sobre el cannabis, que sirve para mucho más que para hacerse un cigarrillo de la risa.

Y que te desmenucen el caro y complicado proceso de obtención de fármacos, de la mano del profesor Joaquín Campos.

O llegan un montón de científicos frikis, como @biogeocarlos, @vientoblanko, @DrLitos, @elprofedefisica… y te desvelan relaciones impensables entre el cine de ciencia ficción y la biología, la taxonomía, la física…

Y @lauramorrón te seduce contándote un fantástico cuento sobre Kepler.

O descubres gracias a @Pr3cog que el cine tiene mucho que ver con la imagen que tiene la ciencia y los científicos en la sociedad (y te pone deberes, que para eso es profe).

Y te ríes muchísimo con unos @scariosHR y @DrLitos a la japonesa, o con @daniconbarba y el pequeño niño troll.

Y aún te queda por ver a @jmmulet darle una buena tunda a las pseudociencias.

Y ver a @VaryIngweion desplegar sus amplios conocimientos en botánica para desmentir los bulos que corren por Internet sobre las plantas medicinales.

Y escuchar al que fue el hombre del tiempo de tu infancia, Manuel Toharia, reflexionar sobre la necesidad del pensamiento crítico.

O que un espléndido Ángel Gil te aclare que hay de verdad y de mentira en la relación entre cáncer y carne.

Que una vez más, @Scientia lleve la divulgación a un nivel superior, que es capaz de unir a Cristiano Ronaldo, el Papa y la viagra, y que todo tenga sentido, y que te emocione y te eduque a partes iguales.

Y que al final, @bynzelman y @manolux4444 te hagan aplaudir como una loca mientras aprendes los diferentes métodos de observación astronómica a ritmo de copla.

Y todo esto y mucho más, gracias a este magnífico equipo:

CgPo-JUXEAA6crs.jpg large

Gran parte de los artífices de Desgranando3 con el atractivísimo Santiago Campillo al frente (es el bombón apoyado en el atril)

Si os ha picado la curiosidad, podéis ver todo lo acontecido en Desgranando3 en el canal de Youtube de Hablando de Ciencia.

Y, si además queréis vivir la experiencia, ¡os veo en Desgranando 4!

NOTA: Os traigo un bonus track, la fantástica colección de fotos del evento que hizo Mario Herrero, @Fooly_Cooly. A disfrutar!

https://www.dropbox.com/sh/qdipl5k58ceqni1/AADWUzl0w9lcCQPNcM2F6TGYa?dl=0

 

La Hora del Planeta: El infierno está empedrado de buenas intenciones

a286

Mañana está convocada, un año más, La Hora del Planeta. Como sabéis, es un evento para concienciar sobre el Cambio Climático y la necesidad de racionalizar el consumo energético global que lleva convocándose desde el año 2.008. Consiste, en pocas palabras, en apagar las luces y aparatos eléctricos durante una hora.

Según la organización convocante, WWF (no confundir con WTF), este gesto, además de concienciarnos sobre la fragilidad de nuestro planeta, consigue ahorrar entre un 2% y un 4% de electricidad en los paises participantes. Pero, hay voces discordantes, como el controvertido ambientalista danés Bjørn Lomborg.

Como sabéis, soy lerda (y a mucha honra), así que con el noble objetivo de traer un poco de luz sobre si la Hora del Planeta sirve o no para ahorrar energía al menos en España, he pedido la ayuda de una mujer que sabe mucho sobre el mercado eléctrico español: María Jesús, @mjdelrio en Twitter, ingeniera industrial que lleva más 9 años trabajando en el sector.

Empezaremos esta entrevista aclarando conceptos sobre el mercado eléctrico:

– ¿Que tipos de centrales eléctricas tenemos?   El mix energético es el porcentaje de cada tipo de fuente de energía que compone la generación de electricidad de un país. El español es un mix bastante diversificado, ya que incluye todo tipo de tecnologías y fuentes de energía, pero hay que distinguir por un lado la potencia instalada (cuántos GW de potencia tenemos instalados, como ejemplo, la suma de todos los electrodomésticos que tenemos en casa), y cuál es la energía generada (los GWh producidos, que haciendo la analogía similar, vendría a ser los electrodomésticos que usamos, durante el tiempo en el que los utilizamos). El mix energético se evalúa en términos de energía, ya que es lo que finalmente se utiliza.

Según el avance del sistema eléctrico español de 2015 que emite REE, la potencia instalada a 31 de diciembre de 2015 es la siguiente

potencia-instalada-espac3b1a-al-final-2015

Los tipos de centrales que tenemos son:

  • hidráulicas: en estas se incluyen las grandes hidráulicas como Aldeadávila
  • nucleares,
  • centrales térmicas de carbón,
  • térmicas de fuel o gas,
  • ciclos combinados: son térmicas de gas (en las islas también de fuel y gasoil) que utilizan el vapor resultante de quemar el combustible para producir electricidad en un segundo circuito, el cual no tiene porqué estar en funcionamiento
  • hidroeólicas: centrales de bombeo, son saltos de agua que aprovechan la energía eólica para bombear el agua arriba y poder generar otra vez,
  • resto de hidráulica: donde estarían las pequeñas presas y saltos de agua de ríos pequeños,
  • eólica,
  • solar fotovoltaica, que aprovecha la energía del sol para generar electricidad
  • solar térmica (termosolares), que aprovecha la energía del sol para calentar agua y producir electricidad con ella
  • térmica renovable (biomasa, biofuel, etc),
  • cogeneración y resto: la cogeneración sería la generación de electricidad como subproducto de otro tipo de actividad industrial, por ejemplo las papeleras suelen aprovechar el calor del proceso de generación de papel para generar electricidad. En este bloque también se incluye la generación con residuos, purines, etc.  

El total de potencia instalada en España es de 108GW, aunque el pico máximo de demanda ha estado alrededor de los 45GW. El sistema español está sobredimensionado, pero esto no quiere decir que sobren los 63GW de diferencia entre la potencia instalada y el pico máximo, ya que como vemos arriba, muchas de las centrales dependen de las condiciones meteorológicas y por lo tanto la potencia disponible en cada momento no es la misma, esa sería la potencia máxima que podríamos llegar a tener en un momento óptimo en el que hubiera mucho sol, viento y no hubiera sequía.

Por lo que respecta al mix energético, según el mismo informe de REE en 2015 fue el siguiente:Quesito

Podemos ver que la tecnología que más se utilizó el año pasado fue la nuclear, seguida muy de cerca por el carbón (combustible que tuvo una subida enorme respecto al 2013 y 2014), y en tercer lugar la eólica.

Bien, este es el mix español de 2015. Cada año va variando, ya que depende de cuánto se vaya utilizando cada tecnología.

– ¿Quienes producen electricidad? ¿Quienes la distribuyen?  El mercado eléctrico está dividido en 3 bloques principales: generación, transporte y distribución y comercialización.

  • La generación es, como su propio nombre indica, la parte encargada de generar la electricidad que vamos a consumir. Este bloque está liberalizado, es decir, “cualquiera” puede generar electricidad. Sin embargo, la mayor parte de la generación (cerca del 70%) está en manos de las grandes eléctricas, ya que la gran mayoría de la potencia instalada son grandes centrales. Pero también tenemos parte de pequeños generadores: fábricas, pymes, ganaderos, etc., que han instalado centrales de cogeneración en su fábrica, renovables en naves industriales, ganaderas, o particulares que han comprado una participación en una central fotovoltaica, por poner algunos ejemplos.
  • Transporte y distribución: es la parte que se encarga de llevar la electricidad desde el punto de generación hasta tu casa. Es el único bloque del mercado eléctrico que no está liberalizado. La parte de transporte son las grandes líneas eléctricas de Alta y Muy Alta Tensión, que son propiedad de REE. La parte de distribución pertenece a las 5 grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, EOn y EDP).Cada una opera en una zona de España.

También son los propietarios de los contadores de la luz (que habitualmente los tenemos en régimen de alquiler, pero también podríamos tenerlos en propiedad), los encargados de realizar las lecturas, y los responsables en caso de que haya una avería de la red en tu zona.

  • Comercialización: son los que venden la energía y la facturan. Su rol es meramente financiero, no operan físicamente con electricidad, tan solo trabajan en el mercado eléctrico y en la parte de relación con el cliente. Esta parte está liberalizada al igual que la generación, sin embargo cerca del 90% sigue en manos de las grandes eléctricas. No obstante se puede contratar con quien quieras, el listado de comercializadoras está a disposición de todos en la web de la CNMC, así como un comparador de tarifas que te dice cuál es la más apropiada para ti.

Y todo esto se paga a través de la factura de la luz.

– ¿Qué es el pool eléctrico?   El pool eléctrico es el mercado mayorista de electricidad, es decir, donde las empresas generadoras venden la energía que generan y las comercializadoras la compran. No es algo que se venda a posteriori, sino que la energía “se vende” (se negocia) antes de que sea generada, y posteriormente se realizan ajustes sobre la energía real vendida. Es un mercado bastante complejo, ya que todo funciona con previsiones porque la energía “te tiene que llegar” a casa cuando enchufas el secador, pero nadie sabe exactamente cuándo lo vas a enchufar. Tiene que haber un equilibrio perfecto entre la energía generada y la demandada, y debe hacerse de forma inmediata, por lo que además del pool en sí hay otros mecanismos de ajustes por motivos técnicos (llamados servicios o mercados de ajustes) que conllevan también contraprestaciones económicas. Pero de esto hablaremos más tarde.

Diariamente las generadoras de electricidad tienen que enviar al operador del mercado (OMIE) sus previsiones de generación con su oferta de precios de venta para cada una de las 24h del día siguiente, y las comercializadoras lo mismo con la demanda. Los datos del día D se envían antes de las 10h del día D-1 y los precios de casación se publican a partir de las 14h del día D-1. Se cruzan cada uno de esos miles de datos por cada una de las horas del día, y se van sacando los precios de casación (donde se cortan las curvas).

INT_CURVA_ACUM_UO_MIB_1_19_3_2016_19_3_2016

 

Cada hora llevará asociada una cantidad de MWh que se espera que se vayan a vender/comprar y un precio, resultado de cruzar las curvas de oferta y de demanda formadas por todos esos datos. Todas las generadoras que hayan ofertado un precio igual o inferior al casado serán las que vendan su energía, y todas al precio resultante de la casación. Las que hayan presentado precios superiores se quedan fuera.

Este sería el resultado para el 19/03

INT_PBC_EV_H_1_19_3_2016_19_3_2016

(Puedes ver información ampliada aquí:  Energia for dummies)

No obstante, de cara a optimizar la gestión del sistema, a lo largo del día se van abriendo distintas ventanas para modificar las previsiones enviadas. A esto se llaman mercado intradiario, hay un total de 6 sesiones, y para participar en ellos se tiene que haber participado previamente en el mercado diario. El volumen de energía negociado en el intradiario es menor que en el diario.

Como ejemplo, el resultado de la sesión 4 del mercado intradiario del día 18/03 (la sesión 4 se abre entre las 4 y las 4:45 de la mañana y se negocia el periodo entre las 8 y las 24h).

INT_PIB_EV_H_1_18_3_2016_18_3_2016

Con todas estas negociaciones, mercado diario y sesiones del intradiario, obtendremos una curva escalonada por horas, la cual todavía necesita ser ajustada para adaptarse a la curva real de demanda.

Además, el resultado de la energía negociada no tiene porqué coincidir con la previsión de demanda de REE, que es quien hace las estimaciones de lo que es necesario generar. Recordemos que es el resultado de cruzar las curvas de oferta y demanda de energía para una hora dada, y las necesidades reales pueden ser distintas.

Demanda de energía eléctrica en tiempo real

Entrando en el enlace anterior podemos ver en rojo la línea escalonada con la energía programada, en verde la previsión de REE de lo que va a ser la demanda real, y en amarillo la demanda efectiva en tiempo real.

Después de tener claro cómo funciona el mercado eléctrico, dinos:

– ¿Cómo se preparan las eléctricas para la Hora del Planeta?  Las eléctricas presentan sus ofertas, tal y como hemos comentado antes, según tengan disponibles sus centrales o según sean las previsiones meteorológicas, y haciendo los ajustes correspondientes en el intradiario.

Una vez realizada la casación, se informa a REE de qué centrales son las que han entrado en casación. Aquí, REE como Operador del Sistema tiene que revisar si el programa es coherente, si todas las zonas de España quedan bien cubiertas, o si puede haber problemas de suministro en alguna zona, y se convoca el mercado de restricciones técnicas. Aquí es donde entran en juego las eléctricas de nuevo.

Las restricciones técnicas pueden ser por motivos de seguridad del sistema (por ejemplo que hayan entrado en casación muchas centrales de la zona noroeste de la península y pocas de la zona sur y levante, lo cual podría causar problemas de caídas de tensión y por tanto de suministro en el sur y el este), o por reequilibrio de generación y demanda. Esto ya está fuera del pool, se negocia aparte.

El problema de todo esto es que cuando hay previsiones de cambios bruscos de demanda, bien sea al alza o a la baja, REE tiene que asegurarse de que nada falle y el suministro llegue correctamente a todas partes, y por tanto ordenará a más centrales que estén alerta por si tienen que subir o bajar su producción rápidamente. A esto se le llama restricciones técnicas en tiempo real. Y, como decía antes, esto se negocia fuera del pool.

En días como este, las eléctricas pueden decidir no meter determinadas centrales en el mercado diario e intradiario para ir directamente a los servicios de ajuste a un precio superior al del pool. Y aunque estas prácticas suelen ser sancionadas si las investigan, las multas con las que sancionan son ridículas frente a los beneficios que obtienen. Como ejemplo, cuando se produjo una manipulación del pool en diciembre de 2013, que duró varias semanas y , la multa fue de 25 millones de euros.

– ¿Cómo influye este “operativo” en la factura del usuario final?  Los mercados de ajuste suponen tan solo un entre un 3 y un 5% del precio del término de energía de la factura, realmente a nosotros una hora en un mes del año no va a hacer que nos salga mucho más caro. Sin embargo, desde el punto de vista de una eléctrica, estas situaciones pueden producirles beneficios considerables.

– Según los datos que manejas, ¿hay un ahorro de energía real en la Hora del Planeta?  Mirando los datos de generación de la última convocatoria, no parece que hubiera ahorro en comparación con la energía generada/demandada en días similares.

¿Se puede ahorrar energía si no consumimos durante 1h? Sí, se puede, pero en mi opinión, poco. Si no hacemos la cena a las 9, la haremos a las 10. Consumiremos prácticamente lo mismo, salvo lo poco de iluminación que tengamos encendido antes de la convocatoria. Y si lo hacemos bien, claro. De nada sirve poner la lavadora o el lavavajillas antes, pararlos durante esa hora y volver a arrancarlos después y que tengan que calentar el agua de nuevo.

También hay que tener en cuenta que para resolver restricciones técnicas a tiempo real hay que utilizar centrales con rápida capacidad de respuesta, lo que deja fuera renovables (que pueden entrar a resolver restricciones técnicas desde este año, pero dependen de si hay sol, viento, etc.), y nucleares (que son muy poco regulables, y con tiempos de respuesta lentos). Así que prácticamente se reduce a térmicas, habitualmente ciclos combinados (fuel en los sistemas no peninsulares), y por tanto la emisión de CO2 aumenta.

Este tipo de convocatorias son algo simbólico, poco más.

Y ahora, tu opinión personal:

– ¿Crees que esta iniciativa cumple su objetivo?  Creo que es mucho más efectivo el educar a la gente y enseñarles a gestionar su consumo que un apagón de 1h. Hacer un consumo eficiente de energía sería mucho más útil para el planeta, y para eso es fundamental saber de qué estamos hablando.

Este tipo de iniciativas sirven para lavar conciencias:  hale, apago la luz 1h y he cumplido, pero luego pongo el aire acondicionado a 18º, o la calefacción a 25º.

– ¿Qué medidas propondrías para concienciar de la necesidad de moderar el consumo energético?   El principal problema de cara a reducir nuestro consumo eléctrico, es que nadie, o muy poca gente, sabe cuál es su consumo y por qué el precio de la luz es distinto a una hora o a otra. Lo ideal sería que todos nos molestáramos en ver nuestras curvas de consumo (ahora con los contadores inteligentes podríamos tener acceso a ellas) y ver cuándo tenemos los picos de consumo y por qué. Igual que sabemos cuánto consume nuestro coche y por cuánto nos sale un viaje a Madrid, o los MB de nuestra tarifa de datos.

Podríamos ver, por ejemplo, que (si tenemos calefacción eléctrica), por cada ºC que aumentemos en el termostato, estaríamos consumiendo cerca de un 7% más. ¿Realmente es necesario ponerla a 24º? Obviamente, para cualquier tipo de calefacción es lo mismo, y aunque el gas, gasoil, etc., no se refleja en nuestra factura de la luz, contaminamos. Pero claro, para entender todo esto, alguien nos lo tiene que explicar.

Se insiste mucho en que pongamos bombillas de bajo consumo o LEDs, se habla del consumo oculto del stand by, de los electrodomésticos clase A. Pero muchas veces hasta que no ves los datos con tus propios ojos, no te das cuenta de lo que realmente supone el no hacer una gestión eficiente. Es necesaria mucha educación en este sentido.

En cuanto a consejos, los de siempre: apagar luces, minimizar los stand by, usar electrodomésticos clase A, descongelar el congelador, poner la calefacción a 20-21º y el aire acondicionado a 25º, abrir lo mínimo la puerta del congelador y del horno, apagar el ordenador si no se está utlizando, utilizar regletas con interruptor para desconectar los aparatos eléctricos que estén enchufados allí, usar la lavadora y el lavavajillas a plena carga y con programas a baja temperatura, …

Yo recomendaría usar dispositivos de gestión energética para poder ver en tiempo real nuestro consumo, y para detectar por dónde se nos están escapando los KWh. Hay algunos muy fáciles de utilizar, y que te permiten conectar y desconectar aparatos en remoto, desde el móvil. Es una buena forma de ir aprendiendo sobre nuestras propias costumbres.

Despues de este baño de datos y conocimentos no queda más que, ante todo, dar las gracias a Maria Jesús por su tiempo y su paciencia para contarnos todo esto, y animar a WWF a que se replantee seguir convocando La Hora del Planeta tal y como lo ha venido haciendo estos últimos años. No se vosotros, pero mi conclusión es que con el noble objetivo de concienciarnos sobre el Cambio Climático, acabamos llenando más aun los bolsillos de las eléctricas… 

 

 

 

¿Te han disparado y no estás muerto? Dale las gracias a Stephanie

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y desde Ciencia para Lerdos queremos rendir homenaje a todas esas mujeres, muchas de ellas desconocidas, que desde tiempos inmemoriales luchan contra la ignorancia y contra los prejuicios de género. Y el homenaje particular se lo queremos rendir a Stephanie Kwolek.

Stephanie nació en Pittsburg, hija de emigrantes polacos, en 1932. Estaba muy unida a su padre, naturalista de vocación, quien le inspiró el amor por la ciencia. Se quedó huérfana de padre muy pronto, a los 10 años, y su madre tuvo que ponerse a trabajar de costurera para sacar adelante a la pequeña Stephanie.

Stephanie se graduó en Química en 1946, y buscó un trabajo temporal para ganar algo de dinero y poder estudiar Medicina. Así que se presentó a una entrevista ante W. Hale Charch, que era Director de Investigación de la compañía DuPont. Gratamente impresionado por al joven Stephanie, le ofreció un puesto de inmediato. A Stephanie le gustó tanto su trabajo que nunca abandonaría DuPont hasta su jubilación.

El logro más importante en la carrera de Stephanie fue el desarrollo del poliparafenileno tereftalamida, mas conocido como Kevlar. El Kevlar es una fibra de alta resistencia, color dorado, que puede ser hasta cinco veces más resistente que el acero. Lo que en un principio fue desechado ya que en apariencia era un experimento fallido, se convirtió en un material ultrarresistente que se usa para fabricar chalecos antibalas, velas marítimas, cascos de Formula1, motores… ¡incluso se ha usado para fabricar las cuerdas y bolsas de aire en el sistema de aterrizaje de la nave Mars Pathfinder!

Tras su jubilación en DuPont en 1986, la empresa donde llegó para un trabajo temporal y donde se quedó toda una vida, Stephanie dedicó su tiempo a promocionar la ciencia entre los jóvenes, especialmente las niñas.

Stephanie Kwolek murió en 2.014, habiendo recibido el reconocimiento por su labor durante más de 40 años en el campo de la química de polímeros.

20140623lnp2-kwolek